You are here
Home > Blog

Coppola y el Cine en Vivo

Francis Ford Coppola (1939) se graduó en la escuela de cine de la Universidad de Los Ángeles. En 1969 obtuvo el Oscar como guionista de la película “Patton”. El estudio Paramount le encarga El padrino (1972) y, a los 33 años, el hijo de inmigrantes napolitanos, entra en la historia del cine.

Coppola funda American Zoetrope en 1971 para filmar sus propias películas junto a su amigo George Lucas colaborando, entre otros, con Martin Scorsese y Brian de Palma.

Además de la saga “El Padrino con 3 entregas, “Apocalypse Now” (1979) es otro de los hitos de Coppola, pero en su cuenta también se cuentan: La ley de la calle (1983), Rebeldes (1983), Cotton Club (1984), Drácula de Bram Stoker (1992), Jack (1996), Legítima defensa (1997), etc.

Ha sido productor de innumerables películas incluidas las de su propia hija Sofía Coppola.

La búsqueda de narrativas variables parece ser el objetivo de las nuevas generaciones, en el intento de “refrescar” “des-acartonar” lo que ocurre en los medios audiovisuales, incluido el cine que parece no cambiar mucho narrativamente en sus 120 años. El director nacido en Detroit, desarrolla un proyecto que se denomina “Cine en Vivo”.  El concepto de “Cine en Vivo”.  consiste en utilizar transmisiones de varias cámaras, servidores de reproducción instantánea y otras fuentes, todo lo cual el director puede activar en vivo con un equipo de transmisión avanzado tecnológicamente. Por lo tanto, Coppola opina que es posible un nuevo tipo de creación de películas, realizadas en vivo y vistas por un público en tiempo real.

Lo que para Coppola es el paso para una nueva forma de hacer cine, para el público en común es ya una realidad con la transmisión de “directos” desde las redes sociales.

Coppola escribe el libro “El cine en vivo y sus técnicas” publicado por Reservoir Books de España. En el libro el director desarrolla su visión y experiencias a través de varios talleres alrededor del concepto, incluidas sus primeras pruebas, con análisis y conclusiones.

Francis Ford Coppola hace una revisión de la historia del cine y la televisión para proponer un nuevo camino que para él es el Cine en Vivo. Hace una amplia descripción de las primeras décadas del cine, y su fascinación con los programas de televisión en directo en la década de los 50.

Los apartes sobre sus reflexiones en torno a la dirección de actores, la producción y la tecnología audiovisual para producir el Cine en Vivo, es de lo más destacado del texto.

En el libro el director describe con detalle el trabajo con los actores, no sólo sobre la dirección de los mismos, sobre todo sobre el concepto de actuación, propone ensayos y distintas técnicas.

Acá un par de apartes sobre su reflexión con el trabajo de actores, que no sólo aplican para el “Cine en Vivo” sino para el cine en general:

El libro está más cerca a un manual que un libro académico. En él cuenta lo vivido por él en los dos talleres experimentales que realizó en la Oklahoma City Community College 2015 y en la Escuela de Teatro, Cine y Televisión de la Universidad de California en Los Ángeles en 2016.

«sentí la necesidad de experimentar para aprender la metodología real del cine en vivo, que es un híbrido de teatro, cine y televisión. La toma es el elemento básico, como en las películas; la presentación es en vivo y es un ingrediente del teatro; y la tecnología de la televisión avanzada es la que se usa para hacer del cine en vivo un cine único y atractivo. Es muy emocionante trabajar en este proyecto”

Francis Ford Coppola

Acerca del Lenguaje del “Cine en Vivo” hace una diferenciación conceptual entre el cine, la televisión y el teatro:

“En el cine la unidad básica es la toma, en el teatro es la escena, y en la televisión, el evento.” Coppola plantea que cada uno de estos lenguajes aporta para construir una realidad o verosimilitud del relato que le toca, por ello el “Cine en Vivo” necesita de un guion definitivo, una extensa planificación, ensayo y coordinación de una variedad de fuentes, permitiendo la selección en tiempo real de las locaciones, la música incluso efectos de tipo especial.

Aquella diferencia entre Toma, Escena y Evento en el “Cine en Vivo” cobra una fuerza inusitada, pues el realizador debe combinar lo mejor de cada concepto pues está transmitiendo en vivo y se ve obligado a la espontaneidad de los actores en Escena, el fraccionamiento de y entre las Tomas, así como la captura de un Evento que inicia y cierra en Vivo.

Acá una página del libro sobre La Toma y la Unidad Básica:

Coppola abre su corazón recordando las lecciones que aprendió sobre su película “Corazonada” (1982), proyecto en el que experimentó de manera primaria con su actual idea y que, honestamente, dice fue un gran fracaso y explica las razones.

Describe con mucha claridad, los distintos procesos técnicos par trabajar la escenografía y la selección de locaciones. Al basar todas estas experiencias en su propio diario de rodaje, la lectura es apasionante.

Coppola dedica un capitulo para hablar sobre el Estilo en el Cine como la cuestión clave del mismo.

Cuando hoy en día las salas de cine programan Opera en Vivo vista en salas de cine en todo el mundo de manera directa, o podemos apreciar transmisiones anónimas de conciertos y/ o espectáculos, el “Cine en Vivo” podría encaminarse como futuro de la unificación del espectador y el realizador como los demócratas del cine siempre han pensado que debe ser.

Analizando esta experiencia, pareciera que, en el futuro, el cine no dependerá de las salas de cines, sino de la decisión del público en cuanto a donde quiere ver su película. Algo de esto se vive hoy en día con la lucha entre plataformas, televisión, festivales y salas de cine.

La descripción de los ensayos, las pruebas de vestuario y utilería hacen parte de este texto que abre una puerta a una nueva forma narrativa. Coppola reflexiona sobre el Cine en Vivo y las posibilidades de éste como futuro del audiovisual.

El libro termina con las notas del diario de producción del taller en el Oklahoma City Community College en mayo-junio de 2015.

Este post lo quiero unir al marco del primer festival de Cine en Vivo (EN VIVO Film Festival) en Colombia organizado por En Serio Films, BZ Cine y Cine Recursivo quienes se apalancan de la tecnología celular y el manifiesto del Cine Recursivo para invitar a realizadores a jugar con esta idea narrativa que acerca al publico con el realizador de manera única. Acá el enlace a la web del festival para ver los primeros trabajos y que todos abramos una ventana a seguir buscando posibilidades en el mar del audiovisual:

https://envivoff.com/

Aquí un fragmento del libro de Coppola:

EL CINE EN VIVO Y SUS TÉCNICAS (Fragmento)

Francis Ford Coppola  

Prefacio

El porqué de este libro:

Desde principios de la década de 1990 el cine se ha transformado y ha abandonado el soporte fotoquímico-mecánico para adoptar el digital. Este proceso revolucionario, que parece tan reciente, en realidad ha sido progresivo: se inició con el sonido, se extendió al montaje, luego a la cinematografía y, por último, a la proyección teatral. Hoy día prácticamente todo el cine es digital. Sin embargo, el amor y el respeto por las obras maestras —desde la era del cine mudo, pasando por las primeras películas habladas, hasta llegar a las actuales, con lo que se abarca la extraordinaria obra cinematográfica del mundo entero— nos sirve de estímulo para hacer que el nuevo cine electrónico sea algo más que una imitación de las películas del pasado.

Muchos cineastas jóvenes son renuentes a abandonar el celuloide, sin darse cuenta de que este ya los ha abandonado a ellos. La fábrica Eastman Kodak de Rochester, en Nueva York, que llegó a dar empleo a más de 3.500 personas, hoy día ha reducido su plantilla a 350 para adaptarse a la demanda de celuloide de los pocos cineastas (entre ellos, mi hija) que prefieren trabajar como en los viejos tiempos. Esta inclinación por el celuloide es conmovedora y totalmente comprensible. El cine y su tradición continúan siendo muy queridos. Todavía hay fotógrafos que preparan sus propias placas de vidrio con emulsión de halogenuros de plata por la belleza de los resultados. No cabe duda de que siempre habrá unas cuantas almas apasionadas que intenten crear película fotoquímica cuando deje de fabricarse. Pero el hecho inalterable al que nos enfrentamos es que hoy día el cine es, sobre todo, un medio electrónico-digital.

Quiero creer que este cambio, con independencia de cuánto reverenciemos esas grandes obras realizadas con película fotográfica, influirá profundamente en la esencia del cine y nos llevará hacia nuevos rumbos. Pero ¿cuáles serán esos rumbos?

En el mundo digital de hoy, varios directores pueden hacer películas juntos a través de internet, utilizando mandos, palancas, teclados y pantallas táctiles, todos los dispositivos de los juegos online. Pueden enfrascarse en esas «partidas» más allá de las fronteras geográficas, incluso ante la mirada atenta de un gran público en algún auditorio. Pueden participar en juegos de rol, identificando y controlando personajes individuales y al mismo tiempo ayudando a crear los mundos definidos que son los escenarios. La realidad virtual, con su percepción del punto de vista de los protagonistas, puede dar lugar a nuevos formatos; y las propias películas se pueden filmar en vivo y proyectarse en salas de cine, en centros cívicos y en hogares de todo el mundo. Con el tiempo podrían surgir auteurs que utilicen este formato para crear literatura del más alto nivel, de formas que no alcanzo a imaginar.

Hemos vivido con la televisión en vivo desde que se inventó; de hecho, la televisión estuvo dominada por la programación en directo hasta bien entrada la década de los cincuenta y el desarrollo de la tecnología de las cintas de vídeo. Sin embargo, lo que me interesa a mí, el live cinema o cine en vivo, ha aparecido en la segunda década del siglo XXI. El propósito de este libro no es recrearme en la nostalgia, ya sea de la televisión en vivo o de los primeros tiempos del cine, sino explorar este nuevo medio; descubrir en qué se diferencia de las otras formas creativas; cuáles son sus virtudes y sus requerimientos; y, sobre todo, aprender a utilizarlo y enseñarlo.

En esencia, este nuevo medio es cine, no un programa de televisión; está concebido como cine sin perder la emoción de una actuación en directo. Mientras pensaba en todo lo que eso implicaba, me propuse averiguar más; no solo hablar sobre lo que podía ser el cine en vivo, sino realmente llevarlo a cabo. De modo que puse en marcha dos talleres experimentales de prueba de concepto: el primero, en las instalaciones del Oklahoma City Community College (OCCC) en 2015 y el segundo, un año después, en la Escuela de Teatro, Cine y Televisión de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA). En esos dos talleres aprendí muchísimo —en el apéndice incluyo el diario de producción del realizado en el OCCC, seguido de los créditos de ambos— y, rebosante de conocimientos e información que aún no había digerido, decidí ponerlo todo por escrito en un libro fácil de manejar. Este es el resultado.

Lo que el lector tiene en las manos es, por tanto, un manual, una guía a través de los intricados problemas a los que se enfrenta alguien cuando intenta elaborar una obra de cine en vivo, desde cuestiones fundamentales como el reparto y los ensayos hasta pormenores acerca del uso de la sofisticada tecnología que inicialmente se inventó para los deportes televisados. Mi sueño es realizar algún día una producción de cine en vivo a partir de mi propio guion, pero, si persistieran las numerosas razones que me detienen, espero que los que vengan detrás de mí lean este compendio de lo que he aprendido en mis talleres y lo utilicen para trabajar en esta nueva forma de arte.


Por si te interesa, he armado otros post sobre temas cinematográficos:

Encontrando a Casavettes: Revisión

Stanley Kubrick Filmografía

El Padrino: Su Mitología Intrínseca

El Cine de Autor en Tree of Life: de Terrence Malick

El Cine debe ser Irrepetible: La visión documental de Victor Kossakovski

Las 50 Reglas para hacer cine de Win Wenders

Guión Cinematográfico: Describiendo: la técnica de escritura de Jean Claude Carriere

Néstor Almendros: La dirección de fotografía en «Days of Heaven»

El cine y la realidad: Revisando teorías sobre el realismo de André Bazin y Rudolph Arnheim

Claude Chabrol y El Cine: Su libro «Cómo se hace una película» y la aplicación en sus filmes.

Wim Wenders y las Imágenes: Revisión el trabajo del director alemán como fotógrafo

Nunca es tarde para una Opera Prima: directores que hicieron su primera película siendo mayores.

Psycho: 55 años de su estreno: Mucha información sobre la película de Alfred Hitchcock

Ilustraciones de Cine: Federico Babina ilustra casas basado en películas y cinematografías

Cine y Realidad: La Realidad Objetiva

Top