You are here
Home > Blog

La mitología intrínseca en El Padrino

“El Padrino”, escrito por Mario Puzo en 1969 y llevado al cine por Francis Ford Coppola en 1972, más allá de ser una historia sobre el mundo de la mafia, sobre criminales y sus negocios, capta una serie de situaciones donde se resume la capacidad humana para sentir y dejar de sentir.

En la novela y las películas, Puzo y Coppola, logran imprimir los visos necesarios para entender las razones del dolor, la perdida, la venganza, el amor y la traición. Como si fuera una épica que resume aquellas emociones, “El Padrino” pareciera ser, también, una guía perfecta sobre la civilización occidental en lo que a contradicciones emocionales se refiere: El padre, el hijo, la familia, la tierra, la luz, la sombra, la persona, el sí mismo, el sabio, el embaucador, el hijo prodigo, la venganza, etc. Flotan de inmediato al leer el libro y ver las películas.

El presente post lo dedico a una de las sagas escritas y llevadas al cine que mejor juega con aquellos valores. Me animo a hacer este análisis sobre las posibilidades que la mitología y las tradiciones orales flotan en su argumento de maravillosa manera.

Debo aclarar que el post lo recibirá mucho mejor quien conozca las tres películas y/o el libro. Para quien nunca ha visto estas películas (no entiendo qué está esperando para hacerlo!!) el texto tendrá elementos que no podrá seguir sin recurrir a dichas imágenes.

Empecemos con la definición de Mito:

“El mito es una narración primordial, es decir, habla de los dioses y los acontecimientos que fundamentan una comunidad, por tanto son tradiciones cuyo valor ejemplar y básico nadie discute si se pertenece a esa comunidad”. (MARTOS, 2001:7)

Es claro que en cualquier sociedad de cualquier tiempo, el recurso de recurrir a los mitos y leyendas para escenificar un suceso es natural. Entendemos que, quien no ve el pasado es un Edipo; así como cuando el hijo parece ver a su madre como algo intocable y el primer amor nace también es un Edipo. Pero también reconocemos la historia de Ícaro como la representación del idealismo juvenil, así como la confianza excesiva en sus frágiles alas. Los Mitos habitan en nosotros.

Ahora, y antes de revisar la historia original de Mario Puzo, necesito que se entienda la primera conexión mitológica de “El Padrino”: el Mito de Origen que tiene que ver con la creación de la Mafia:

“Hace mucho tiempo, tres caballeros españoles desembarcaron en la isla de Favignana frente a Sicilia. Se llamaban Osso, Mastrosso y Carcagnosso, los tres era prófugos de la justicia. Una de sus hermanas había sido violada por un altivo miembro de la nobleza local y habían tenido que huir de España después de limpiar la afrenta con la sangre del violador.

En algún resquicio entre las muchas cuevas y grutas de Favignana, osso, Mastrosso y Carcagnosso encontraron refugio. Asimismo, encontraron un lugar donde encauzar su sentido de la justicia, dando pie a un nuevo código de conducta y una nueva forma de hermandad.

Durante los siguientes veintinueve allí, crearon y refinaron las reglas de la “honorable sociedad”. Entonces asumieron al fin la misión que les estaba encomendada en el resto de mundo.

Osso se hizo devoto de San Jorge y cruzó a la cercana Sicilia, donde fundó la rama de la sociedad que llegaría a ser conocida como la Mafia.

Mastrosso escogió a la Madonna como su guía y navegó hacía Nápoles, donde fundó otra rama: la Camorra.

Carcagnosso se hizo devoto del arcángel Miguel y cruzó el estrecho que separa Sicilia de la Italia continental para llegar a Calabria. Allí fundó la ´Ndrangheta.”

(Extraído de “Historia de la Mafía” de John Dickie, DEBATE, 2015.)

Desde mediados de 1850, las sociedades criminales al sur de Italia desarrollan un ritual de iniciación donde, narran aquella leyenda mientras hacen un ritual de sangre que los convierte en “hombre hechos” o Mafiosis en Sicilia, Camorristas en Napoles y Ndraguetistas en Calabria.

El origen de “El Padrino” es el pueblo de Corleone en Sicilia, por lo cual los gánsteres de “El Padrino” son Mafiosis o Mafiosos.

Puzo y Coppola logran construir un universo dramático alrededor de elementos reconocibles y pertenecientes a una comunidad, esto hace que el espectador esté atento a lo que ocurre con lo que ve y no es necesario poner al publico en los zapatos de los personajes, acá los autores van hilando una mitología que lleva la narración. Ejemplo de eso podría ser la siguiente redacción de una posible premisa de la historia:

La ingenuidad ha de convertirse en hipocresía. Las culpas y pecados de los padres serán la sombra que marcará el destino de sus hijos. Nadie puede cambiar su destino; estamos condenados a repetir los mismos errores.

Michael Corleone está predestinado para suceder a Don Vito Corleone desde que nació. Sin embargo aquello parece imposible mientras la película y el libro se suceden, pues el heredero natural de Vito debe ser Sonny, luego le sigue Fredo, después Michael, y finalmente la única mujer, Constanza.

Cuando se visualiza “El Padrino”, todas las fichas se mueven para que el último hijo varón se convierta en un nuevo Don:

Ante la decadencia que representa Don Corleone para las 5 familias Mafiosas de New York respecto al nuevo y multimillonario negocio basado en el trafico de drogas, atentan contra Vito iniciando una cruenta guerra que terminará cuando el hijo menor, Michael, acabe con todos los enemigos de la manera más brutal posible.

Es interesante destacar que la mafia, tradicionalmente, se dedica a hacer dinero. No son simplemente asesinos o criminales, su objetivo es hacer dinero y han encontrado en el trafico de licor, cigarrillos, la prostitución, el juego de apuestas y la seguridad privada, la manera de hacer dinero, pero la aparición de las drogas pone al antiguo negocio en una condición muy menor de ganancias contra el imperio de quienes trafican con el nuevo establecimiento criminal. La tradición contra un nuevo orden. El héroe romántico contra un nuevo tipo de orden basado en la mezquindad, y la falta de ética.

Volviendo a la manera como el hijo menor, el no señalado por el padre a heredar su destino, se convertirá en el perfecto reemplazo, hay que definir otro concepto relacionado con el mito, el Mitema:

Un mitema es un fragmento de un mito que siempre aparece en la historia que se narra. Una suerte de repetición temática que se da en distintos tiempos y/o personajes. El mitema hace que el mito vaya desarrollando una fuerza imposible de detener.

Para plantear el Mito y sus Mitemas en “El Padrino”, voy a hacer un paralelo entre el Padre y el Hijo; Vito y Michael:

Vito Corleone Michael Corleone
Vito es un héroe romántico. De niño escapa de Sicilia después que su padre, madre y hermano han sido asesinados en una guerra mafiosa en Corleone, su pueblo. Es un niño asmático, enfermo, alguien que no podría hacerle daño a don Tomasino, el asesino de su familia, pero para aquél Mafiosi siciliano podría ser su peor enemigo y debe asesinarlo también. El niño huye y llega a América. El sueño americano. Michael está predestinado. Condenado a su destino y listo a tomarlo a toda costa. Nace en una cuna intocable, no tiene ambiciones es el único de los hermanos que estudia en una universidad. Vito ha señalado que Michael esté totalmente alejado de los negocios de la familia, desea que se convierta en “un hombre de bien”, espera que sea en un héroe en la guerra. Pero el destino de Vito se repetirá en Michael, se convertirá en un Villano como el padre pero distinto.

 

Vito justifica sus acciones: llega a “la tierra prometida”, lucha por los desprotegidos (Asesina al capo de la pequeña Italia – Don Fanucci – para así salvar a la señora que será sacada de su apartamento porque tiene un perro cachorro y ella no quiere perderlo). Asesina a Don Fanucci porque le hace daño a la comunidad, la explota, no tiene principios. Vito aprendió a mantenerse firme, a no traicionarse ni traicionar a los suyos. Construye una familia con aquella ética. Michael cumple acciones: Ya que es el destino el que ha elegido por Michael, no tendrá más posibilidades que llevar sus acciones hasta el límite.

Distinto a su padre, las acciones de Michael son desmedidas, violentas. Es un Villano, guiado por sus ansias de poder y de dominio. Dominio frente a todo: la familia, New York, América, La fe, el perdón, todo lo quiere y lo debe tener.

Después de asesinar a Don Fanucci, Vito llega ante su familia, carga a Michael y le dice: “Tu padre te quiere mucho, Michael”. Lo que hace (asesinar a Fanucci) lo hace por su familia, por su comunidad. Es por ello la primera secuencia de “El Padrino” cuando Bonassera, el funebrero, le pide que mate a los violadores de su hija. Vito le reclama que él no es un asesino y Bonassera no le habla con respeto. La secuencia plantea los principios de Vito. Puede cometer actos viles, pero por fidelidad a un principio superior. Es un héroe clásico. Justifica sus acciones. 30 años después de la frase de Vito: “Tu padre te quiere mucho, Michael”, éste se convierte en un asesino despiadado.   Lo hace porque no puede perder lo que su padre le heredó, sin embargo pasará sobre su esposa, sobre su hermana (matando al esposo de ésta cuando descubre que fue el soplón para dar con el paradero de Sonny y ser asesinado), matará a su hermano Fredo sin vacilación, quitará de en medio a todo el que se interponga entre él y su idea de poder. No va a importar el peso moral de la culpa, el asesinato de su propio hermano o de su mentor Hyman Roth.
Vito encarna el patriarca de una vieja escuela amenazada y en decadencia, por una juventud criminal basada en el trafico de drogas que se abre paso sin respeto.

Reniega del trafico con drogas por considerarlo un “negocio sucio”. Las drogas hacen daño igual que Fanucci le hacía daño a sus vecinos. Las drogas acabarán con las tradiciones. Es exactamente por ello que es atacado y quitado de en medio por parte de las otras familias mafiosas.

Michael, el hijo menor, no ambiciona corona alguna. Es un universitario, alejado de los negocios criminales de la familia, es militar irá a la guerra por Estados Unidos, tiene una novia no Italiana. Sin embargo, cuando salva a su padre, se ve empujado a sucederlo, predestinado a proteger los intereses de su familia, con un acto que excluye cualquier género de piedad o misericordia hacia sus enemigos.

No pensará en “negocios sucios o limpios”, lo único que hará será tomar el poder que su padre dejó y para ello usará toda la violencia posible.

 

Como se lee en el anterior cuadro, el mitema de la relación padre e hijo es altamente influyente en la historia. Vito posee unas características distintas a Michael, pero los unen pequeños cruces que están ligados al mito de origen de los mafiosi, pero también al mito de origen que plantean Puzo y Coppola en las tres películas. Los autores van hilando finamente estos cruces. Para Vito es suficiente con Sonny, puede llevarlo a donde necesita para que los intereses de la familia se mantengan. Pero con Michael es distinto, debe ser intocable, debe estar del otro lado. Cuando es atacado por las otras familias y va a enterrar a su abaleado hijo mayor y sucesor, entiende que Michael es una fuerza muy superior, ligada al origen de toda la violencia que Vito ha mantenido a raya pero que es también su creador. El lector y/o espectador va observando como Michael va tomando poderes cada vez más fuertes, violentos y mezquinos. Asiste a la creación de un monstruo imparable, capaz de asesinar a su propio hermano si se interpone en su camino.

Si Vito es una suerte de Dios romántico y legendario, Michael es Ulises atrapado en la venganza a su regreso a Ítaca y, a su vez, es Telémaco, herido por siempre por los pecados del padre. Michael es un Hamlet, un Macbeth en toda regla.

La Mitología traída a El Padrino:

El trabajo de Puzo y Coppola es brillante, sobre todo en el argumento de la trilogía de películas, donde fueron mucho más lejos de lo que el libro revela. No sólo desarrollan la historia y crean personajes inolvidables a través de distintas formas dramáticas, también utilizan el inconsciente colectivo que poseen los mitos y leyendas del mundo para ajustar la historia, para hacerla “universal”:

La historia de los Corleone parece conectarse con una saga mitológica, la saga de los Átridas:

Condenados, generación tras generación, por el crimen de Tántalo que dio de comer a los dioses el cuerpo despedazado de su propio hijo. Cada generación sufrirá las consecuencias de ese crimen. Atreo y Tiestes, Agamenón y Egisto, Orestes y su hermana Electra. Finalmente Atenea perdonará el crimen de sangre que Orestes ha cometido contra su propia madre, Clitemnestra. El asesino Orestes es perdonado, porque la convivencia entre los hombres lo hace necesario.

Michael Corleone está condenado a seguir el destino de su padre, Vito Corleone. Un destino de sangre, asesinato, dolor, decepción, poder y soledad. Es un nuevo Caín al asesinar a su hermano Fredo. Es también un nuevo Edipo al matar su “padre adoptivo” Hyman Roth (“El Padrino II”) quien ocupa el espacio dejado por Vito en la gran Mafia americana. El hijo intenta representar el nombre de su padre e imponer su ley a pesar de que sus normas son diferentes a las de su progenitor.

“El Padrino” es un Mitema de Familia. Un fragmento que se repite constantemente en medio de muchos otros que van creando el gran mito de la película.

Los Arquetipos en El Padrino:

Carl Jung, psiquiatra que desarrolla un estudio sobre los rasgos o imágenes comunes que se repiten en diferentes personas de diferentes culturas y a las que denominó arquetipos. Para Jung los arquetipos son las experiencias y recuerdos que se generan a través de la influencia del contexto sociocultural de cada individuo. En otras palabras son patrones universales como: el ánima, el padre, el hijo, e sabio, el héroe, la sombra, persona, etc.

A partir de lo que plantea Jung, Vito Corleone es “Ánimus” o “espíritu” en latín. Para Jung es el arquetipo que refleja la naturaleza de la conexión con el mundo de las ideas y el espíritu.

En la historia, Vito parece vivir una experiencia de carácter emocional desde niño hasta sus últimos días jugando con su nieto en el naranjal de la casa. De eso va la herencia que quiere dejar a sus hijos, de la conexión con sus ideas y el espíritu, pero éstos no lo entienden. Vito es el héroe romántico pero con un pasado cruel, el cual prefieren heredar sus hijos.

Don Vito muere en compañía de su nieto mientras juega con él y una naranja, la desilusión de lo que se quiso y no se logró.

Michael Corleone es “Sombra”. Contra su propia historia, desarrolla un agente antagonista del yo en el inconsciente. Es por ello que funciona como una dicotomía constante, entre lo que se cree que es y lo que se desea.

La puerta cerrada a su esposa Kay al final de la primera parte, justo cuando es constituido como nuevo Don, es una señal de cerrar todo sentimiento. Confirmado en las siguientes dos películas y castigado por sus pecados con la muerte de su propia hija, donde se queda sin voz, literalmente.

Michael es también “Persona”, define un carácter totalitario. Michael se ve empujado a heredar a su padre, pero cuando toma el poder, quitará todo lo que es viejo y lo reemplazará por su propio ego. Se marchará de New York, se alejará de la vieja escuela, traficará con drogas, incluso pagará por sus pecados ante el vaticano comprándolo.

Se leen otros arquetipos: El Padre, El Héroe (Vito Corleone) que en las dos primeras películas se dibuja a la perfección.

Avocado (Tom Haggen) Consiglieri de Vito y abogado de Michael.

Camaleón, Sabio (Hyman Roth) amigo de Vito y heredero nacional de su puesto. Enseñará a Michael lo que le falta aprender y será sacrificado por la ambición de éste.

Damisela (Kay) esposa abnegada de Michael. Primero una mujer desvalida que pierde a su esposo ante su rol como Don, después una princesa que lucha contra el ego de su antiguo amor por salvaguardar a sus dos hijos.

Destructor (Sonny Corleone), su temperamento y violencia le dejaran mal parado cuando tenía que tomar las riendas de la familia.

 

La narración y mitología hecha trilogía:

Los seres humanos somos por naturaleza egoístas y cobardes; es nuestra mentalidad.

¿Se puede perdonar a un asesino para alcanzar un bien mayor?

¿Hay que abandonar el ojo por ojo para alcanzar la paz?

Edipo. Condenado desde su nacimiento a cumplir su destino, a casarse con su madre y matar a su padre. Sus hijos Eteocles y Polinices se matarán por el poder que debería haberles legado su padre, impuro, maldito. Antígona, la hija, ha de morir, porque tiene que cumplir con los deberes filiales -enterrar a su hermano- , aunque le cueste la vida. Los hijos condenados por el crimen de su padre.

“El Padrino” es un cruce particular de ideas mitológicas que nace de un mito originario, el de los Mafiosis del sur de Italia. Michael Corleone es Ulises y Telémaco al tiempo de venganza.

La trama maestra:

Se entiende como un tipo de estructura dramática que pertenece al concepto e arquetipo. Una serie de formas en las que se repiten acciones y situaciones entre la tradición oral y la mitología universal.

Narrativamente “El Padrino” parece responder a las Tramas Maestras de Asenso y Caída: Historias morales de protagonistas que se purifican o envilecen. Así como la de Venganza: La sangre clama justicia.

En la saga de tres películas se ve el asenso y caída del Don de la familia Corleone, Vito, pero también el asenso y caída de su hijo menor Michael. Se ve un paralelo entre estos dos hombres. El padre y el hijo. Situación que ocurre de manera magistral en la segunda parte; tal vez la mejor de las tres películas.

 

La historia:

La Acción central o “Acción unificante” según Stanislavsky, define la esencia del relato a través de las acciones. Se entiende como la acción central la llevada adelante por el protagonista. En este caso las de Vito y Michael Corleone (dividido en tres películas). “El Padrino” es la historia de una familia, del origen de una familia, su transito como familia, su decadencia como familia y la soledad del poder. La historia de Vito es seguida por su hijo Michael, pero otros personajes ayudarán a construir la acción central.

La historia es un acontecimiento mayor: el atentado a Vito Corleone y el asesinato de Sonny Corleone (heredero natural del clan) obliga a que Michael, el hijo menor, el hijo prodigo, sin desearlo, tome las riendas de la familia y nunca de un paso atrás, pasando despiadadamente sobre todos sus enemigos, incluso sobre su propia familia.

Y ese acontecimiento mayor, se desprenden una serie de relatos menores: el pasado de Vito, la relación con la mafia en New York, la relación de Michael con su esposa Kay, con su hermano Fredo y su hermana Constanza. La relación de la familia y su rol entre los clanes mafiosos, con la sociedad, con la religión, con las tradiciones, etc.

Tanto el acontecimiento mayor como los que le siguen parecen estar unidos a las ideas míticas y de mitemas:

A partir del texto de Ana María López, “El Mitema de la venganza en el cine: el mito de La Orestía”, en “El Padrino” se leen perfectamente distintos elementos míticos:

La Venganza privada o de sangre”, llevada a cabo por los familiares de la víctima. Partiendo de ella, Sonny Corleone, el heredero directo de Vito, cae ante su apasionamiento y violencia, empujando aún más a Michael al trono.

La Venganza de Michael contra las cinco familias para recuperar el honor que se ha puesto entredicho. Michael lo hace de una manera brutal y, por montaje en la primera película, ocurre mientras bautiza a su sobrino reza “arrepintiéndose de sus pecados”.

En el mismo texto de Ana María López se plantea otro tipo de venganza que se ve en la película: “La expulsión de la paz”, que consistía en desterrar a un individuo del propio clan por no cumplir las reglas sociales de la tribu. Esto ocurre cuando Sollozzo le pide a Don Barzini que lo apoye contra Vito pues éste se niega a traficar con drogas por considerarlas un “negocio sucio”. Ante la negativa de Vito, Sollozo hace que sicarios lo ataquen, con tan mala suerte que no logran asesinarlo y se inicia una nueva guerra entre las familias, que terminará cuando Michael los borre a todos de manera brutal, donde aparecerá un nuevo elemento de venganza “La ley del Talión: ojo por ojo y diente por diente”.

Carmen Arocena en su Estudio Crítico “La Trilogía de El Padrino”, plantea la idea de El hijo prodigo:

La religiosidad que se desprende del besamanos como signo de sumisión y respeto se expande en las dos ceremonias que inauguran y clausuran el relato: la boda de Connie Corleone y Carlo Rizzi y el bautizo del hijo de ambos, apadrinado por Michael.”

Las dos liturgias parecen ser las ceremonias de iniciación de Michael, de su propio viaje. Del cambio de forma de una vida a otra. La primera liturgia sirve para presentar a los personajes, sus relaciones, entre ellos y con el exterior. Allí se plantean los principios de Don Vito, pero también los de Michael, cuando le narra a su novia Kay los actos criminales de su familia sin atisbo de vergüenza o malestar, de manera fría y descarnada, que la misma Kay no logra reconocer en su novio. Se plantea muy bien el mitema de cada personaje, de su función narrativa y jerarquía en la familia y la historia.

Se puede plantear también que, igual que Hamlet, Michael, para vengar a su padre y a su hermano, renuncia a sus afectos, a si destino, a su razón. Renuncia a Kay, a su destino como ciudadano ejemplar, como militar que va a la guerra por su país, a, tal vez, convertirse en un Corleone decente, un ciudadano del común, no un criminal como su padre.

Michael dice, al final de la tercera película: “Podría aceptar todo lo que ha ocurrido. Podría aceptarlo pero nunca he podido elegir.”

Michael es el mito introductor del niño en la cultura, Edipo, porque Michael, al igual que el niño, lo que hace es renunciar a su propio deseo en función del deseo del otro. Se impone el deseo de la tradición, de la familia, la italianidad.

En “El Padrino” vivimos la transformación de un hombre que es el padre y también es el hijo. Pero es desde la óptica del hijo que todo lo vemos. Cuando el hijo se transforma, hace transformar su mundo.

Jung y las funciones psíquicas en los personajes:

Jung define una serie de funciones psíquicas en los personajes. Las agrupa en pares de opuestos:

El Pensamiento: da cuenta de lo que existe, nos dice lo que son las cosas, nos facilita el conocimiento y el juicio.

Las Sensaciones: nos permiten, mediante los sentidos, darnos cuenta de que algo existe, de la realidad concreta.

El Sentimiento: Nos permite identificar si algo es valioso o no, en qué medida es importante, si lo aceptamos o lo rechazamos.

La Intuición: Nos posibilita ver de dónde vienen las cosas y hacía dónde van, nos da un sentido de lo que es factible de realizar o no.

 

Tanto el pensamiento como los sentimientos evalúan la experiencia, por eso dependen de la razón. Las sensaciones y las intuiciones dependen de la percepción.

Michael es contradictorio: No da cabida a las sensaciones, pero el sentimiento es importante. Es todo pensamiento y nada intuición.

Su padre Vito es el equilibrio de las funciones de Jung. Un hombre pensante que se deja llevar por las sensaciones, la intuición y el sentimiento. Es por culpa de ese equilibrio que es víctima de sus pares mafiosis.

La narrativa de lo moral:

Finalmente, las películas cuentan con pilares morales a modo de bases narrativas:

El Paternalismo. Ante la familia de sangre y la familia de trabajo, el Don es el padre. Cuida de todos, imparte justicia, llega hasta donde el Estado no llega. Por eso exige el respeto de todos. Exige un favor por otro. Se trata del equilibrio. Vito ejerce de manera romántica dicho paternalismo. Michael, por el contrario, usa el paternalismo de manera dictatorial.

Honrar a la familia. Don Vito ejerce esa responsabilidad con una exigencia mesiánica y hará todo lo posible para ayudar al cantante venido a menos Johnny Fontana. Por supuesto, exige a sus hijos una igual dedicación, si bien ellos no demuestran una visión tan tradicional. Si algo diferencia a los dos padrinos, Vito y Michael, es su papel como padres de familia. Michael se alejará irremediablemente de su mujer y sus hijos en la segunda parte de la trilogía, algo que le llega a recriminar su madre, mientras que resulta imposible imaginarse a Don Vito, tanto en su versión joven como en la madura, alejarse más de lo imprescindible del hogar y del cuidado de su mujer y sus hijos.

Estoicismo. Michael soportará todos los embates del destino, de su amor contradictorio por su familia, el FBI, los enemigos y el amor prohibido de su hija, todo lo hará sin inmutarse. 

Católico, Apostólico y Romano. Lo religioso, la liturgia, el perdón, la fe.

El estigma de Caín.  En el Antiguo Testamento, Caín mató a su hermano Abel. Un Dios indignado manda a Caín al destierro y a fundar la primera ciudad de la humanidad. Michael es un nuevo Caín. Manda matar a Fredo su hermano pusilánime, porque ha ayudado a los enemigos de la familia. Michael arrastrará esta y las otras muertes familiares como si de una tragedia bíblica se tratara.

“Te diré algo que aprendí de mi padre: Intenta pensar cómo piensan los que te rodean. Con esta base, todo es posible”

  

En las sociedades antiguas los mitos eran algo vital y poderoso, los individuos podían enfrentarse a los problemas de la existencia sin experimentar sentimientos de culpabilidad o ansiedad. De alguna manera la carga del mundo caía en los hombros de aquellas historias y héroes de leyenda, de esa manera la catarsis se experimentaba de lejos. Hoy en día el hombre parece haber perdido el sentido de la existencia, perdido el rumbo y el propósito de la vida. Los mitos ya no son algo en que confiarse, es preferible las drogas, el psicoanalista, el cine.

En “El Padrino” podemos vivir la experiencia de la antigüedad (tal vez exagero!), ver los problemas de los Corleone y aprender de ellos. Ver a Don Vito como un Dios antiguo y a sus hijos como dioses castigados o castigadores. Incluso se pueden ver los arquetipos de los héroes y antihéroes con alma de Shakespeare.

El mito es un drama que empieza como acontecimiento histórico y adopta su especial carácter como forma de orientar a la gente hacía la realidad. El mito lleva los valores de la sociedad e identifica a los individuos.

Cada uno de nosotros está obligado a hacer por sí solo lo que antes hacía la familia: formar los mitos según los cuales podamos dar sentido a nuestra experiencia en la vida. Al menos en el Cine tenemos alguna posibilidad para crear nuestros propios mitos.

 

El escritor crea un mito.

El cine crea mitos.

Los Corleone son un Mito de Familia. Don Vito y su hijo Michael son las perfectas creaciones para analizar de nuevo el sistema de tradiciones orales que nos han mantenido a flote como humanidad.

 

Se revisaron los textos de:

“El Mitema dela venganza en el cine: el mito de La Orestía.” de Ana María López,

Estudio Crítico “La Trilogía de El Padrino” de Carmen Arocena.

“Análisis mitemológico en torno a la figura prometeica: un viaje paralelo.

La influencia de la mitología en los argumentos cinematográficos”, de Elena Galán Fajardo.

“La necesidad del Mito” de Rollo May


Tributo realizado por el usuario de youtube: driver67full

 

Alexander Giraldo
@AlexGiraldo180

 

Por si te interesa, he armado otros post sobre temas cinematográficos:

El Cine de Autor en Tree of Life: de Terrence Malick

El Cine debe ser Irrepetible: La visión documental de Victor Kossakovski

Las 50 Reglas para hacer cine de Win Wenders

Guión Cinematográfico: Describiendo: la técnica de escritura de Jean Claude Carriere

Néstor Almendros: La dirección de fotografía en “Days of Heaven”

El cine y la realidad: Revisando teorías sobre el realismo de André Bazin y Rudolph Arnheim

Claude Chabrol y El Cine: Su libro “Cómo se hace una película” y la aplicación en sus filmes.

Wim Wenders y las Imágenes: Revisión el trabajo del director alemán como fotógrafo

Nunca es tarde para una Opera Prima: directores que hicieron su primera película siendo mayores.

Psycho: 55 años de su estreno: Mucha información sobre la película de Alfred Hitchcock

Ilustraciones de Cine: Federico Babina ilustra casas basado en películas y cinematografías

Cine y Realidad: La Realidad Objetiva

 

Top