You are here

La banda sonora y la música de 180 Segundos

180 Segundos es la historia de un grupo de amigos que desean cosas simples: tranquilidad, amor, sonrisas, amistad, juego, compartir una charla amena en medio de una comida, el fútbol… Es la historia de la mayoría de las personas sencillas. Lo interesante del caso de estos amigos en particular, es que son una banda de asaltantes. Pero no una banda cualquiera. A ellos lo que menos les interesa es parecer como pandilleros. A ellos lo que les gusta es vivir cómodamente, beber la cerveza más cara del mercado, no parar de jugar en aparatos electrónicos, vestir con la mejor ropa deportiva del momento. No necesitan robar, tan solo necesitan vivir con la adrenalina en los poros. Pero sobre todo, lo que más les gusta es la música.

Una razón para hacer una película, en Colombia, podría ser: retratar alguna situación personal o, tal vez, narrar una serie de situaciones de la historia nacional, pero cuando estaba pensando en la escritura de 180 Segundos, además de tener claras algunas situaciones y permearlas de instantes personales, lo que más hacía era escuchar música. La música que más me gusta es el rock.

180 Segundos es un ejercicio de observación bastante peculiar. Pues se trata de seguir la vida de unas personas que van armando una historia. A veces, durante la proyección, uno deja de tener en cuenta la historia que se cuenta y se concentra en los personajes. En sus formas de vida, sus gustos, sus formas de hablar y la música que escuchan.

Era para mi, súper importante que la música no fuera impuesta, que no saliera de “la nada”. Quería que la música le perteneciera a la película. Por ello estos personajes son musicales. Por ello el Punk Rock se convierte en un personaje más. Siempre está sonando: en un equipo en la casa, unos audífonos, en un carro o lo cantan los protagonistas.

180 Segundos es una historia disgregada. La acción se rompe en varias líneas diferentes, aunque conectadas gracias a las relaciones que se establecen entre los personajes y los espacios. La fragmentación de la acción actúa como elemento que permite desordenar cronológicamente la historia, por lo que la sensación de disgregación es mayor.

En 180 Segundos, la historia de este grupo de amigos que son ladrones que no sabe que están siendo asediados por una unidad de la policía, está formado por un complejo entramado de pequeños microhistorias se remiten a las vidas de los personajes en instantes. Se trata de construir un relato episódico, donde el espectador se vea empujado a preguntarse sobre la vida de los personajes. Y en la búsqueda de esa respuesta, se introduzca en la historia.

La historia se desenvuelve bajo la materia de un atraco perfecto, pero que va anudando un tramado especial sobre la vida de los personajes. De esa forma no sólo se trata de una historia de un drama de acción y suspenso, sino que en los fragmentos atrás y adelante en el tiempo, el espectador encontrará otras historias, conflictos internos, que embellecerán la trama principal, el conflicto externo original. En todo esto el tema cultural del fútbol, la comida y la música se convierten en bastiones narrativos para la propuesta de mis 180 Segundos.

Llegar a la música fue muy fácil: es la música que escucho a diario. Es la música que más me gusta. De alguna manera, es mi visión del mundo musical a través de unos personajes de ficción. Igual que las costumbres y cultura que resalto en la película (el sancocho, el chimichurri, el arroz mixto, el cholado, etc.) la música es la que me pertenece, la que me hace vibrar el alma.

2minutos2 Minutos

cadenaCadena Perpetua

Tres+de+Corazon+tr3sTr3sdeCoraZón

Desde el guión explicaba, específicamente, qué estaba sonando en cada escena. Conocía muy bien a Zico, René, El Guajaro, Rincón y Angélica para saber qué están escuchando o cantando. En el guión se definía perfectamente qué banda, qué canción y qué estrofa sonaría. Así apareció una de las bandas que más me emociona desde adolescente: 2 Minutos. De esta banda argentina de barrio, atrapé en el tiempo tres canciones: “Los Chuquis” “Los Ladrones” y “Disneylandia”. La primera canción es un himno para los personajes. Si estamos hablando de una banda de ladrones, que mejor canción para conectarse. Igual ocurre con “Los Ladrones” la canción de Zico y René. Mientras “Disneylandia” es la forma como Zico ve el mundo exterior, como ve a los gringos. En una escena completa Zico y René hablan sobre 2 Minutos, sobre el concierto en Cali y Medellín. De qué canciones y porqué les gustan del grupo de Mosca.2 Minutos, Cádena Perpetua, Tr3s de Corazón

En una escena, perfectamente actuada entre Alejandro Aguilar (Rincón) y Manuel Sarmiento (Zico) en pleno mirador de Sebastián de Belalcazar ambos escuchan “Desde el Infierno” de Cadena Perpetua; de lejos la canción que más me gusta de toda la banda sonora; mientras hablan de la cerveza negra y el viaje a Europa. La canción parece narrar lo que ocurrirá entre estos dos amigos inseparables. Emocionante poder tener todo lo que amás en una escena: diálogos tuyos, actores increíbles, la ciudad más hermosa del mundo y la música que más te gusta.
El turno fue para Colombia y llegó Tres de Corazón. A la banda de Medellín la conozco desde siempre, soy amigo de Pipe Muñoz el baterista. Mientras finalizaba el montaje de la película buscaba un sonido punkrock que uniera dos conceptos de la película: el callejero y el fútbolero. Por ello la película inicia con una secuencia de créditos animados al ritmo de Tres de Corazón y su “Ole, Ole, Ola”. También dejo que los protagonistas jueguen fútbol mientras escuchan “Vamos Tricolor”. El elemento del fútbol es muy importante para la estructura narrativa, pues se escucha la expectativa por un juego importante de la selección Colombia para llegar al mundial en radios y televisores en distintas escenas. Además de ser evidente que Zico y El Guajaro son fanáticos del fútbol. Cabe resaltar un código personal respecto a mi pasión por el fútbol: todos los personajes, excepto Angélica, tienen nombre de jugadores de fútbol; Zico, Rincón, El Guajaro, Alzamendi, René, Palermo, Gigia, Samuel, Potro y Carlos Ciclope.

Para un fragmento muy cortito que es el menú de un impresionante juego de vídeo futbolero que construimos para la película; a cargo de Marial Quiñonez y Vectorial studios Animation; dejo escuchar ráfagas de mi propia banda donde toco la guitarra, Loco Guerra y la canción “Todo Regresa”.

locoguerra

Sergent+GarciaSergent Garcia

dominosaintsDomino Saint

Loco Guerra, Sergent Garcia, Domino Saints

Gracias a la riqueza que los personajes tienen respecto a sus costumbres y formas particulares de hablar y de demostrar sus gustos, pude indagar en otros sonidos distintos al Punk Rock. Entonces suenan bandas que fusionan cierta actitud rock con sonidos netamente tropicales, como el caso de Sargento García con “Amor Pa`Mi”, canción que es cantada a todo pulmón por la banda de Zico en medio de una contagiosa rumba en casa de los dos hermanos protagonistas. Ocurre algo similar con la los Domino Saints quienes nos regalan “Buenos Días San Juan” mientras los protagonistas tienen un reto futbolero en un juego de vídeo, que también sirve de fondo para que inicie el romance entre Rincón y Angélica. Después suena “Ahora es Ahora” canción que parece haber sido compuesta para la película pues suena justo en un instante en que todos, en la sala de cine, queremos que todo termine bien. Angélica y Rincón en un carro, por plena avenida Colombia en Cali, disfrutan de la canción y de su amor ganado.

Evitando la creación de música incidental evidente o didáctica; de esa que si la escena es de amor, suena una canción de amor; junto a Alejandro Gómez (Diseñador de Audio) construimos una emisora radial que suena música de todo tipo, generando ciertos ambientes sin uso de música incidental. De esa forma llega Cami Martínez, que es una amiga cantautora a la que le pedí una de sus canciones, por la que es muy popular en Internet, “Rayito de Sol” para que sonara en la radio mientras Rincón habla con Angélica en el carro. Así mismo suenan “Los Ladrones” y otras canciones que se repiten generando un universo musical en 180 Segundos.

 

Como la historia está contada en fracciones y todo el guión es un gran rompecabezas que se va armando de a poco, no siempre estamos viendo a la banda de Zico que, a pesar de ser un grupo de delincuentes menores y nos encariñamos al máximo con ellos, también está la fuerza de la ley que debe detenerlos.

 

La policía en 180 Segundos es una unidad de investigación al comando del Capitán Alzamendi, quien cuenta con Samuel y Gigia, este último el investigador callejero, el que encuentra pistas conversando. Mientras vemos a los policías siempre escuchamos aquél ritmo que he ido aprendiendo a conocer, esa fusión tropical, rock y folclor como Superlitio con “Pa´Bailar” que suena en pleno centro de Cali, en medio de vendedores ambulantes y pasajes de venta de mercancía. Ni hablar de “Breve de Vuelta” de Papaya Republik que se convierte en cierto hilo conductor narrativo en la película.

superlitio2_0Superlitio

papayaPapaya Republik

bandalarepublicaBanda La Republica

cami
Cami Martínez

La onda tropical termina con una salsa al propio estilo cubano con Banda La Republica y la canción “La Niña”, que está sonando de fondo mientras Zico, Angélica, El Guajaro y Rincón disfrutan de un asado caleño frente a una piscina, y tienen un dialogo sobre el origen del chimichurri. Una de las escenas que seguro vas a recordar de mi película.Superlitio, Cami Martínez, Papaya Republik, Banda La Republica

landinezjuliopatyYo

La música original fue compuesta por Julio Nava y Andrés Landinez, dos amigos cercanos. El trabajo de Julio como cantautor no era prioridad para mí. Me interesaba mucho más su trabajo como músico. Ya habíamos trabajado juntos en uno de mis cortos “Victeria y Globuleo” y la experiencia fue brillante.

Mi idea conceptual respecto a la música en el cine es la que No suene música de “la nada” y si esto va a ocurrir, que sea desde un aspecto psicológico, que esté sonando en la cabeza de alguno de los personajes. Por ello mis indicaciones a Julio y Andrés era la de una música orgánica, simple. Donde no se destaque la música, que desde el público no sepamos que instrumento es, pero sabemos que algo está sonando, generando cierta emotividad.

Ambos trabajaron en el concepto y el resultado es contagioso. Les pedí que trabajara con instrumentos simples y experimentara con sonidos. La tarea de Julio y Andrés consistió en jugar con sensaciones sonoras, con instrumentos que se convertían en nuevos instrumentos y se combinan con la simpleza de una guitarra o un tiple. La música es, hasta cierto punto, experimental. Se jugo con sonidos, combinaciones de instrumentos, generar sonidos que parecen una cosa, pero su origen es otra, etc.

Haciendo click aquí puedes ver vídeos y fotografías durante el proceso de composición de la música original

La película tiene dos primeras partes donde tan sólo escuchás la música que sale de parlantes o audífonos, que es parte de la escena. Y de a poco vas escuchando una serie de sonidos que se van ha convertir en la música incidental. Sólo hasta los últimos 15 minutos de proyección es que aparece el score en toda su dimensión.

 

Entre todas las referencias que he tenido para hacer mi película debo destacar “Bande A Part” de Jean-Luc Godar donde fui conmovido desde siempre por la simpleza de los personajes y su relación con la música, el baile, la cultura popular y el crimen. En otra medida, pero igual referencia “The Killing” de Stanley Kubrick donde la forma narrativa y la profundidad de los personajes me atraparon y quise seguir la ruta en 180 Segundos.
La película termina con una espectacular canción interpretada por Patricia Bermúdez, otra amiga especial con quien vengo trabajando, desde hace unos años en otra película que se llama “Atrapa Sueños”: Patricia Bermudez

Julio compuso la canción “Respirar” a partir del trabajo salido de toda la película. De alguna manera “Respirar” es la suma de fragmentos de sonidos que están a lo largo de la película. Personalmente quería que fuera interpretada por una voz femenina y la voz de Patricia llegó perfecta. Patricia es un talento absurdo!

Aquí el vídeo que hicimos de la canción que cierra la película:

Tener su voz finalizando la película es absolutamente contagioso. Las emociones afloran en la piel. Estoy feliz con la participación de Paty en la música de Julio y todo ello combinado justo al final de mi Opera Prima.

Esta fue la portada del disco virtual que se podía descargar durante las semanas del estreno de la película:

 

Más allá de ser un película que narre ciertos hechos de ficción, para mi 180 Segundos es una manera de hacer catarsis. De vomitar sensaciones personales transformadas en la historia de estos 11 personajes, que salen a la cancha de la historia, a jugarse un partido de 90 minutos, en el que cualquier cosa puede suceder. En el que no hay tiempo de descuento y donde la música que baja de las graderías, es el último aliento para conocer qué tanto podemos ser felices o respirar en tan poco tiempo. Para darnos cuenta que en este juego de la vida, donde 180 Segundos parecen muy poco, tenemos el tiempo justo para cambiar para siempre.

 

Alexander Giraldo
Director
@AlexGiraldo180

Top