You are here

180 Segundos en Montaje (1)

180 Segundos terminó de rodarse en la madrugada del 23 de diciembre de 2010. Tras una emotiva despedida de un equipo comprometido y aferrado a un proyecto, todos nos despedimos, entendiendo que se acababa un sueño de final de año. Para algunos pocos, como Eduardo Ramírez (Director de Fotografía) y yo, era la concreción de El Sueño, nuestra primera película acababa de ser filmada. Entonces todos nos fuimos a descansar. 5 semanas de rodaje intenso, semanas repletas de satisfacciones y un clima de hermandad a veces, increíble de lograr. Tras despedir aquél abrumador 2010, llegó febrero y se inició el trabajo de montaje.

Tardamos casi mes y medio capturando todo el material, sincronizándolo y preparando las carpetas de trabajo en Final Cut. El editor, Andrés Porras empezaba las labores. Se iba a enfrentar a toneladas de horas equivalentes a 5 terabyte.

Hacía marzo de 2011 teníamos el “corte 0” que suponía el montaje del material según lo escrito en el guión literario en su 6ª versión. Este corte fue revisado por Andrés en compañía de nuestro otro editor estrella Carlos Moreno. Y con ese empecé a trabajar yo.

Lo primero que me ocurrió al verlo fue una emoción enorme, que no me sacaba la sonrisa de la cara durante varios días. Ni siquiera lo analice. Nada. No le vi nada malo, no lo vi largo, aunque durara 2 horas y 8 minutos. Lo veía “perfecto”. Pero era tan sólo la emoción de ver plasmado en un DVD 9 años de trabajo desde que se me ocurrió hacer cine…


Viajé a Bogotá y comencé a trabajar con Andrés en los siguientes cortes, cada uno de ellos con virajes e intenciones distintas. Estos cortes nos trajeron hasta el mes de junio cuando Carlos Moreno montó el actual corte, en que seguimos trabajando. Mi decisión a partir del 5º corte fue dejar que Carlos y Andrés intervinieran y yo me quedara aislado, pues estaba viciado con el material, ya no veía los detalles, estaba atrapado con la enfermedad que nos da a los directores con ciertas escenas, con ciertos planos, con ciertos sonidos o músicas. Llega un momento donde hay que mirar de lejos, descontaminarse. Como me dice Carlos: “a veces uno como director le hace daño a la película” y lo he ido entendiendo.

Actualmente seguimos trabajando. Desde mi perspectiva en dos cortes más tendremos la película. Es un asunto de tiempo, de ritmo, de intenciones. Desde afuera de una película, el montaje se ve como algo sencillo, pero es allí donde todo empieza a tener la real dimensión del cine. A pesar de ser una película difícil por su estructura episódica y a contra punto, es decir, rompiendo el tiempo narrativo, el proceso ha sido increíble. Cuando todos puedan apreciar no sólo la película, sino su forma narrativa, seguro estarán de acuerdo en que este proceso ha sido de constante aprendizaje, pues jugar con el concepto de yuxtaposición, integrando secuencias que se chocan constantemente, generando nuevas ideas, tal como lo trabajaban los soviéticos Pudovkin y Eisenstein en los años 30´s.

Cuando llegué al estudio de edición en casa de Andrés, llegué con todos los fotogramas de la película a modo de fichas. Mi idea era poder tener acceso al material de forma manual. Nos tomamos una mañana completa para acomodar las fichas sobre un tablero y, a partir de mis apuntes, empezamos a jugar con las fichas. Esto fue como un juego de rompecabezas. Quitando, moviendo, retrasando, adelantando. De ese juego salieron los cortes. En estas fotos se aprecia un poco la idea. Este ejercicio, un tanto análogo, nos daba una ventaja y era la posibilidad de la constante discusión. Podíamos tomarnos el tiempo para charlar, para discutir sobre cada secuencia, incluso sobre cada plano simbólico, pues cada plano que corta una secuencia y se une al que abre la nueva, tiene un sentido narrativo. En otro momento podré hablarles de estos detalles.

Como sé que me estoy extendiendo en este post inicial del montaje, los dejaré que algunos imágenes que hice durante la primera semana de trabajo y en los que vienen pondré vídeos y entrevistas que nos hacíamos durante el proceso. También los tendré al tanto del proceso técnico que se viene tras el corte dinal: diseño sonoro, efectos visuales, animación y graficación, corrección de color y laboratorios. Lo que se viene es trabajo!!!!


Un abrazo enorme a todos ustedes que están pendientes de la película.
Un abrazo al equipo de trabajo, a los actores, a los técnicos, a la casa productora.
Un abrazo a Diego Ramírez (Productor), Eduardo Ramírez (DOP), Andrés Porras (Editor) y Carlos Moreno (Editor) que seguimos trabajando.

 

[email protected][email protected]

Top